lunes, 17 de junio de 2013

Umbrales de presión fina en el pene adulto - la circuncisión

BJU Int. 2007 Apr;99(4):864-9.

Sorrells ML, Snyder JL, Reiss MD, Eden C, Milos MF, Wilcox N, Van Howe RS.
Source
HIV/AIDS researcher, San Francisco, CA, USA.

OBJETIVO:

Delimitar los límites de presión fina del pene adulto en hombres circuncidados y no circuncidados, y comparar las dos poblaciones.

SUJETOS Y MÉTODOS:
Voluntarios varones adultos sin historia de patología del pene o diabetes, evaluados con una prueba de monofilamento Semmes-Weinsten para delimitar los umbrales de presión fina del pene. Los hombres circuncidados y no circuncidados fueron comparados utilizando modelos mixtos para datos repetidos, controlando edad, tipo de ropa interior utilizada, tiempo desde la última eyaculación, etnicidad, país de nacimiento y nivel de educación.

RESULTADOS:
El glande de los hombres no circuncidados tiene unos umbrales de presión con una media significativamente menor (sem) que los de los hombres circuncidados, con 0.161 (0.078) g (p=0.040) cuando se controla edad, punto de medidda, tipo de ropa interior utilizada y etnicidad. Hubo diferencias significativas en los umbrales de presión por localización en el pene (p < 0.001). La localización más sensitiva del pene circuncidado fue la cicatriz de la circuncisión en la superficie ventral. Cinco puntos del pene no circuncidado que son removidos normalmente por la circuncisión tuvieron menores umbrales de presión que la parte ventral de la cicatriz de la circuncisión.

CONCLUSIONES:
El glande del pene circuncidado es menos sensitivo al tacto suave que el glande del pene no circuncidado. La región transicional entre la prepucio externo y el prepucio interno es la región más sensitiva del pene no circuncidado, y más sensitiva que la región más sensitiva del pene circuncidado. La circuncisión extirpa las partes más sensitivas del pene.



Pubmed:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17378847

Texto completo en inglés: http://www.nocirc.org/touch-test/bju_6685.pdf

Artículo relacionado: ¿La circuncisión afecta la sensibilidad?

Sorrells discute la prueba de sensitividad


Nota del blog:

Las conclusiones del estudio de Sorrells son suficientemente significativas para que las personas contemplando la idea de circuncidar un menor recapaciten y se detengan a pensar en las implicaciones de largo plazo para la vida sexual del menor.

Algunos promotores de la circuncisión han tratado de contrarrestar este estudio:


  • Brian Morris (que no es un médico sino un biólogo molecular) y Jake Waskett (que es un programador de computadores, autodenominado investigador independiente) presentaron un contra-estudio donde aplicaron métodos estadísticos diferentes (que disminuyen falsos positivos pero aumentan el riesgo de falsos negativos), pero más significativamente, eliminaron los datos relacionados con el prepucio (porque "no están presentes en el pene circuncidado"). Independiente del método estadístico, eliminar los datos del prepucio constituye una falacia porque es precisamente la presencia o ausencia del prepucio lo que diferencia el pene circuncidado del pene no circuncidado.
  • Payne et al, 2007, condujeron un estudio semejante en cuanto al uso de monofilamento, pero llegaron a una conclusión diferente. Sus resultados "no apoyan la hipotética diferencia de sensitividad penil asociada con la circuncisión". Su estudio tuvo dos diferencias con respecto al de Sorrells: las medidas fueron tomadas en momento de excitación, y no se tomaron medidas de sensitividad del prepucio. Esta segunda diferencia fue justificada basada en un prejuicio, en la premisa (no demostrada ni justificada) de que "es irrelevante, por cuanto el prepucio se retrae detrás del glande durante la excitación." En palabras de la investigadora Reinisch "el trabajo del prepucio es cubrir el pene y protegerlo. Su trabajo no es ser parte de la sensitividad.". Estas palabras demuestran ignorancia de las funciones mecánicas del prepucio, que al ser piel móvil, se desliza sobre el glande (cubriéndolo y descubriéndolo) durante la actividad sexual, algo que investigadoras femeninas viviendo en una cultura circuncidadora probablemente ignoran.
  • La respuesta de los investigadores promoviendo la circuncisión en África (incluyendo a Ronald Gray, uno de los principales promotores) como método para prevenir el contagio de VIH ha sido realizar una prueba clínica evaluando las diferencias entre un grupo de control y un grupo de intervención antes de la circuncisión y 2 años luego de someter al grupo de intervención al procedimiento. El resultado de esta prueba constituye simplemente un trabajo estadístico pero no considera el deterioro progresivo gradual del glande al quedar descubierto (algo que toma décadas, no 2 años) ni trata de explicar el funcionamiento del pene, limitándose a determinar si las personas intervenidas siguen reportando satisfacción sexual.
Función mecánica del prepucio. El prepucio no se queda quieto detrás del glande durante la actividad sexual, sino que se mueve cubriendo y descubriendo el glande. Este hecho fue ignorado en el estudio de Payne y otros. Este tipo de acción es imposible para un hombre circuncidado.

Personalmente, consideramos que ignorar las funciones mecanicas y sensoriales del prepucio constituye un grave error. Un hombre circuncidado puede estar satisfecho de su vida sexual, particularmente si sufría de alguna patología del prepucio (fimosis, parafimosis, frénulo corto), pero es indudable que su función sexual se ha visto alterada, que una zona importante de nervios ha sido extirpada y que un órgano interno (el glande) ha quedado expuesto permanentemente, lo cual implica un deterioro de la mucosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada